El primer bebe

Thursday, February 03, 2005

Primera ecografía

Hoy ha sido el gran día.

Lucía llevaba nerviosa desde hace varios días, y la mañana ha sido de infarto. Yo, también he estado nervioso parte del día, y por supuesto no he dejado de pensar en ello todo el tiempo.

Después de comer, no hemos conseguido dormir la siesta ninguno de los dos, y estábamos listos antes de tiempo.

La cita es a las 17:15, y en la consulta hemos llegado con unos 20 minutos de adelanto. Nos han dicho que el doctor López no ha llegado aún, y que somos los segundos. La consulta está abarrotada de gente, y como consecuencia, nos hemos sentado separados. Pero dos minutos después, la persona que estaba al lado de Lucía se ha ido, y corriendo he ido a su lado. Nos hemos agarrado de la mano y hemos esperado pacientemente.

Antes de lo previsto nos han atendido, serían como las 17:05, y hemos sido los primeros. En la consulta, cada vez estábamos más nerviosos. Al principio, Lucía ha empezado a hablar, a decirle que estaba embarazada, y a hacerle preguntas. Enseguida, el ginecólogo ha dicho que procedamos a hacer una ecografía. Lucía se ha preparado y he entrado con ella cuando ya estaba en el potro. Para aliviar la tensión, he hecho algunas bromas sobre su postura.

Nada más empezar la ecografía (vaginal) he visto perfectamente al niño. Me he quedado helado y sin palabras, pues he visto perfectamente (y eso que no tenía las gafas puestas) como le latía el corazón. Ha sido impresionante. Lucía le ha preguntado que si íbamos a escuchar el latido del corazón (creo que ella no lo ha visto latir al principio), y el médico le ha dicho que para qué quiere oirlo si lo está viendo. Y seguidamente, ha debido hacer algún movimiento con el aparato, pues el bebe parece que se ha despertado y ha empezado a moverse. ¡¡Espectacular!!

Le ha medido, 26 milímetros, ¡vaya con el chiquitín! Nos ha dicho que Lucía está de unas 10 semanas, la fecha prevista, 2 de Septiembre. Peso de la madre (con el bebe a cuestas y vestida), 75 kilos (2 ó 3 más que en el de casa).
Le hemos hecho algunas preguntas, más que nada sobre alimentación, deportes, viajes y sexo. Vida normal, ha dicho.

Hemos salido super contentos. Después, nos hemos abrazado, besado y hemos llamado a la familia. Todo bien.

El resto del día, en una nube.